Renfrew Dress

Renfrew Dress rayado (10)

El otro día fui a comprar telas para proyectos concretos, con una lista y todo, para no ir a lo loco. Pero encontré una rayada que me llamaba desde la otra punta de la tienda y me decía directamente cómo la podía usar. Como lo oís: la tela me hablaba y me indicaba en qué patrón encajaría a la perfección. No, no era para ninguno de los proyectos que tenía en mente. Pero tuve que comprarla y coserla y se coló en el primer puesto de la lista de costuras.

Renfrew Dress rayado (21)

Camiseta Renfrew de Sewaholic adaptada a vestido, con bolsillo circular siguiendo el tutorial de Colette. Ya había hecho la camiseta con este bolsillo aquí. También hice otro vestido basado en el Renfrew aquí, pero en todo este tiempo me lo habré puesto tres veces, así que fue una prenda fallida…

Renfrew Dress rayado (15)

La falda no tiene más que dos trapecios del largo deseado y bastante ancho, fruncidos en la cintura hasta llegar al ancho de la camiseta. Tenía tanta prisa por terminar el vestido que me olvidé de ponerle bolsillos pero, tras una primera puesta, decidí descoser y añadirlos, porque me cuesta mucho ir por la vida sin ellos.
En la manga, en vez de añadir la tira del patrón original, lo que hice fue doblarla tres veces hacia fuera y hacer cuatro pespuntes para sujetarla.

Renfrew Dress rayado (13)

¡Apenas me lo he quitado desde que lo cosí! Me voy a Mimi a ver qué habéis cosido vosotras, no sin antes agradeceros la gran acogida de la camiseta Opfikon. Me ha hecho mucha ilusión ver que tantas costureras la quisieran coser.

Anuncios

Llévame al huerto

DSC_0620

En el huerto que sale en estas fotos comí mis primeros calçots y mi primera salsa romesco a los 18 años. Aquí me llevó mi primera amiga catalana, que hice al empezar la carrera. La primera persona que me abrió las puertas de su casa y de su familia. La única e inigualable Montse, de Unamicamesijaesta.

DSC_0615

Hace ya más de 3 años que Montse y su familia se fueron a vivir a Aranjuez pero, de vez en cuando, vuelven a El Vendrell a visitar a los iaios. Hay que decir que estos iaios no son cualquier cosa: son el matrimonio más currante y generoso que conozco y están encantados de tener alrededor a tanta juventud y generaciones pasándoselo bien. La semana pasada, para mi sorpresa, nos dijeron que venían y nos invitaron el sábado a pasar el día al huerto. Esa invitación es irrechazable, os lo digo. De hecho, son pocos los amigos que fallan y siempre por causa de fuerza mayor. A ver si no quién se va a perder la ocasión de disfrutar a tope entre risas y conversaciones interesantes, fuego, brasas, naranjas, aceitunas, tierra y sol.

DSC_0628

Este mismo mes, Montse cumplió años y yo le envié tres telas de regalo. Una de ellas es la que luce en su entrada y en esta foto. Es de la misma colección de Hamburger Liebe de esta costura conjunta. La encontré al peso en la tienda de mi barrio y no me pude resistir. El viernes le pregunté si, por casualidad, no se habría cosido nada que pudiéramos fotografiar juntas al día siguiente. Y sí, dio la casualidad. Me llevé la cámara y nos hicimos fotos mutuamente. Salvo las conjuntas, que las hizo Lamayor, a sus 5 años (¡¡y medio!!).

DSC_0619

Se nota que quien ha fotografiado mi Llíria Dress es costurera, porque se fijó en todos los detalles. Gracias, Mon, yo no podría haberme sacado así de bien y risueña 🙂

DSC_0624

Con este vestido me ha pasado algo que me da rabia. Usé el patrón por primera vez para hacerle un regalo a mi prima (aquí) y cosí una prueba porque temía que le hiciera bolsas sobre la cintura, como había visto en algunas fotos. Bien, pues con aquella prueba no le salían bolsas ni a ella ni a mí, y con el vestido definitivo, tampoco. Yo me lo probé también y quedaba bien. Entonces, decidí coser mi versión y ya no me planteé modificar el patrón porque, en teoría, me quedaba bien y la tela era muy similar en peso y caída. Meeeeec. ¿Veis las bolsas? ¡Pa no verlas!

DSC_0621 IG

De todas formas, el vestido me gusta mucho y la tela, más. Es cómodo y bonito, con las pinzas encima del pecho, la cintura ajustada, los botones en curva, el fruncido de la manga y del canesú trasero… Todo me gusta. Y a las bolsas, me acostumbraré. Podría quedarme mejor, pero pienso lucirlo ahora que ha llegado el buen tiempo.

DSC_0626

¡Por muchos sábados más en el huerto, en Barcelona, Aranjuez, Benasque o donde sea!

Enlazo con Mimi porque es miércoles.
Patrón: Llíria Dress, de Pauline Alice.

Vestido Llíria floreado

Llíria Dress Julia (36)

Cuando era pequeña y los veranos se estiraban como el chicle, mi hermano y yo pasábamos casi un mes con Julia y Elvira, dos de nuestras primas de Mallorca, de nuestra misma edad. Eran días magníficos en los que nos arrugábamos como pasas en la piscina, corríamos por el jardín de Marratxí o La Canyada, veíamos pasar el tiempo, íbamos a la bolera, al cine o al minigolf, nos tragábamos películas malísimas de sobremesa, hablábamos toda la tarde como si fuéramos actrices de telenovela y, sobre todo, aprendíamos que el amor entre primos, si se alimenta, es un regalo de por vida.

Llíria Dress Julia (7)

Llíria Dress Julia (11)

En el verano previo a empezar 8º EGB, yo tenía bastante miedo porque me cambiaba de colegio, así que Julia me propuso que le escribiera una carta para contarle cómo me iba. Inauguramos una rutina que duró seis o siete años: nos enviábamos cartas mensuales de quince o veinte folios (¿habladoras, nosotras?) donde nos contábamos todo lo que nos pasaba. Si las releyéramos, podríamos trazar el camino hacia la adolescencia y la primera juventud de dos chicas que terminaron por irse solas a estudiar a Barcelona, una dos años antes que la otra.

20171213_092437

Llíria Dress Julia (39)

Hace tiempo que cambiamos las cartas por cenas en las que no existe el silencio. En realidad no nos haría falta hablar tanto porque nos entendemos sin decirnos nada. Julia es mi única familia en esta ciudad y le estoy agradecida por estar siempre ahí.

Llíria Dress Julia (50)

Por eso, y porque sí, le quise regalar un vestido cosido por mí. Le di a elegir varios patrones y escogió el Llíria Dress de Pauline Alice. Fuimos a comprar juntas la tela a Ribes i Casals y se decantó por esta viscosa floreada que le queda de cine. Claro que, con ese tipazo, cualquier cosa le hubiera quedado bien. Después me enteré de que están de moda estos estampados en negro con flores.

Llíria Dress Julia (34)

La tela tiene cierta elasticidad y temí que no fuera bien para este patrón, pero no pasó nada. Y qué decir del Llíria… Lo veo tan bonito con la cintura, las mangas y, sobre todo, los botones dispuestos así en curva… Se cose muy bien y todo cuadró sin problemas. Ella primero me pidió botones negros, pero la convencí para que tuvieran color porque si no, con tanto dibujo, no se iban a ver y son precisamente el rasgo más destacable del vestido.

Llíria Dress Julia (22)

Fotos hechas por su hermana Elvira, a quien no veo desde hace tres años y me encantaría achuchar.

Y aquí está la ilustración de @jordi_frei:

ginger

Darling Ranges

Hoy, de la mano de las Malas costureras, inauguramos nuestra nueva iniciativa: MIMI, mi miércoles, donde enlazaremos semanalmente nuestras costuras. A partir de ahora, los miércoles serán los nuevos jueves 😉

mimi
Elisa (Ralet ralet) y su pareja, Jairo, diseñaron todos los logos. ¿A que son unos artistas?

Mi entrada de hoy viene con historia y se remonta a una costura del verano de 2016. El post completo está aquí pero, para quien no lo quiera leer, resumiré diciendo que hace más de un año cosí a toda prisa un vestido para regalárselo a mi madre, se lo envié lo más urgente posible (y lo más caro también) para que le llegara antes de que se fuera de viaje a Estados Unidos y tan solo le pedí a cambio que se hiciera una foto con el vestido puesto en algún lugar bonito, para poder hacer la entrada en el blog. Y me envió una foto con el vestido puesto delante de la puerta de la habitación del hotel de Las Vegas. Tal cual. En el interior de una habitación. De Las Vegas, eso sí, para que no se diga.

Darling Ranges
Ilustración de @jordi_frei, otro que se queda hasta las tantas para preparar el MIMI 😉

Bueno, pues, en julio me enamoré del patrón Darling Ranges de Megan Nielsen y no pude evitar comprarlo en CoserCosas junto con una tela preciosa de gasa de Atelier Brunette (me encantan las telas de esta diseñadora, pero este tipo de caprichos no me los puedo dar cada mes ni mucho menos). Y de repente me entró un ansia enorme por terminarlo antes de salir de viaje y llevármelo, aunque en su mayoría íbamos a estar de cámping y por la montaña/desierto.

Darling Ranges (31)

El patrón en sí no es difícil, tan solo me resultó complicado entender en las instrucciones en papel cómo se cosía la vista del cuello y la botonera, pero encontré un paso a paso en el blog de Megan Nielsen que me lo aclaró perfectamente. El resto no tiene misterio y esta gasa se cose a gusto: bolsillos, falda fruncida, manga corta… Cuando ya solo queda hacer los ojales es cuando respiras hondo, haces 25 pruebas y te lanzas. Y sale bien 🙂

Sé que hay costureras que le tienen miedo a la tela plana, pero si no es de esas babosas imposibles de coser, a mí siempre me resulta más fácil coser tela plana que elástica.

Y ahora viene mi “venganza”: lo llevé todo lo que pude (es decir, tres días de casi un mes) y Elhombredelacasa acabó harto de hacerme fotos en cada escenario (exterior, por supuesto)…

Darling Ranges (13)

Darling Ranges (27)
En Las Vegas, el lugar que no debería existir.

Darling Ranges (8)

Darling Ranges (7)
En el Dead Horse Point State Park, viendo el río Colorado.

…pero si no hubiera sido pesada, ¿cómo habría enamorado a mi dinosaurio en Moab?

Darling Ranges (6)

 

Reciclar o desterrar

Hoy vuelvo a asomar la cabeza por Rums después de un par de semanas. Sigo cosiendo, pero quiero esperar a estrenar las prendas en vacaciones.

 

El vestido de hoy no es nuevo, pero sí que está “renovado” porque tal como era no me lo ponía nunca, ni para estar por casa. Se trata del modelo F del Stylish Dress Book. Lo enseñé hace tiempo en esta entrada. Las mangas no me convencían nada y tampoco el corte, tan ancho.

El otro día, decidí darle una segunda vida. Primero intenté que entrara en un patrón de blusa y en otro de pantalones cortos, pero no había manera. Así que decidí simplemente modificarlo un poco. Descosí las mangas, rebajé, puse un bies que tenía por casa y le añadí un cinturón polivalente (es el único que tengo así para vestidos…).

EFE de flores (6)

EFE de flores (4)

Al menos con este cambio ha salido ya una vez a la calle desde 2011… Y espero seguir usándolo, porque la tela me encanta y me daba mucha pena tenerlo en el armario muerto de aburrimiento.

EFE de flores (8)

¡Ha vuelto Elhombredela casa! Retomamos el proyecto bautizado por él como “sew and draw” (¿no es maravilloso el inglés, que hace que se pronuncien igual “sew” y “draw”? Lo mismo da decir “to sew” que “I saw”… yo creo que lo hacen adrede para que los extranjeros nos delatemos al instante).

EFE de flores
@jordi_frei

¡Felices vacaciones!

Vestido Mandarina

Vestido Mandarina (3)

Pensaba que no llegaría al RUMS de esta semana, pero aquí estoy. Trabajar en casa tiene una parte negativa, como es que te toque estar delante del ordenador traduciendo a las 23 h. Pero también la tiene positiva, como es que hoy no tuviera ningún encargo y, por tanto, he podido coser el vestido que había cortado ayer.

Sigo intentando patronar a mi medida y ver si poco a poco soy capaz de que queden bien las prendas. Esta vez quise probar con un vestido muy sencillo, a partir del patrón base que ya puse a prueba con la blusa del otro día.

Aquí el “diseño” con mis capacidades de dibujo de 2º de primaria y mi caligrafía de persona que no escribe a mano ni cada año bisiesto:

Vestido Mandarina (9)
Los bolsillos se cayeron del proyecto.

Hacía más de un año que había comprado una viscosa naranja en Cal Joan, cuyo proyecto asignado olvidé por completo creo que incluso antes de que me llegara la tela a casa… La verdad es que no tengo ni idea de lo que había previsto. Total, que me venía perfecta para probar este patrón y además era otra excusa para usar telas que ya tengo y no comprar nada.

Vestido Mandarina (26)

La “gracia” del vestido es el fruncido en los hombros con el pequeño panel y que queda ajustado a la cintura natural con una goma elástica de medio centímetro de ancho. No tiene ningún misterio. Lleva pinzas de busto y en el cuello trasero, vistas, todos los bordes remallados (¡por fin he estrenado los conos naranjas que me tocaron en el sewing camp, gracias!) y dobladillo invisible A MANO.

Vestido Mandarina (32)

Hoy hace un viento del carajo, así que las fotos en la azotea no han pasado el corte y he tenido que recurrir a mi querido patio, con cuerdas de tender la ropa y cajón del gato incluidos… Me falta mucho para llegar al nivel de bloguera-costurera-experta-en-localizaciones-y-attrezzo que se ve por la blogosfera 🙂

¡Esta noche lo estreno, yo creo que es cómodo!

Vestido Mandarina (34)
El miedo a que mis vecinas adolescentes me pillaran haciéndome fotos a mí misma era grande.