CC Camiseta Opfikon: la cosemos

Ya estamos aquí preparadas para coser la camiseta Opfikon. En esta entrada de ayer tienes toda la información sobre el patrón y el material necesario para coserla.

Como hice fotos del proceso mientras cosía estas dos camisetas, irán saliendo los dos colores en las fotos del proceso.

Como dicen las instrucciones, cortamos el delantero y el trasero al lomo y ya tenemos todas las piezas listas. Si contáis con un ayudante de excepción como yo, vuestra de mesa de corte se parecerá a esto:

20180619_135231

CUERPO DE LA CAMISETA

Lo primero que vamos a hacer es acabar la parte del cuello del trasero. Para ello, medimos el contorno del cuello a 1 cm del margen, que a mí me ha dado siempre 32 cm, y cortamos una tira de la misma tela de 32 cm de largo y 3.5 cm de ancho. Yo las he cortado, en tela elástica, en la misma dirección del hilo (la parte de 3.5 cm de ancho es la que va al hilo) y, en tela plana, al bies. Doblamos a lo largo 1 cm hacia dentro y lo marcamos con la plancha para facilitarnos después la costura. Una vez planchada, ponemos la tira derecho con derecho con el cuello del trasero, así, con el borde planchado hacia el cuerpo de la camiseta y el borde “virgen” con el borde del cuello:

20180621_110156

Y cosemos a 1 cm con puntada recta en la máquina plana o con la remalladora. Si hemos cosido con puntada recta, podemos rebajar el margen de costura antes de darle la vuelta a la vista:

20180621_110524

Si hemos cosido con remalladora, no rebajamos nada pero tampoco importa. Después, doblamos hacia el interior y planchamos para que quede bien asentado todo. Gracias a que previamente hemos planchado el margen de costura hacia dentro, ahora nos será más fácil coserlo. Medimos la distancia para que luego no resulte que hemos cosido con un margen demasiado ancho y partes de la tira interior quedan sueltas:

20180621_110807

20180606_112340

Ahora cosemos por el derecho, con un largo de puntada de 3 o 3.5, a una distancia que nos garantice que toda la tira quedará cosida al cuello. En mi caso, a 1.3 cm aproximadamente, para que no me queden partes sin coser (me pasó con la camiseta azul y tuve que descoser).

20180606_112738

Ya tenemos el cuello trasero pulido. Ahora vamos con el delantero. A mí me gusta remallar la parte curva pero, si no tienes hilos del mismo color, a lo mejor prefieres dejarla sin remallar ni rematar para que no asome (el escote es drapeado y a veces puede verse el final de la tela). Si usas punto, como no hay peligro de que se deshilache, puedes saltarte este paso. El de planchar la tela antes de cortarla y coserla es evidente que me lo salté yo.

20180621_110003

Ahora viene el punto más difícil de este proyecto, y verás que no tiene ninguna dificultad: para coser el escote, hay que hacer un sándwich en las costuras del hombro, dejando el trasero en medio. Me explico: ponemos delantero con trasero encarados por el derecho, con las líneas del hombro de ambas piezas una frente a la otra bien casadas, y con la parte curva del escote hacemos un sándwich. Con las fotos quedará más claro:

20180621_112303

20180621_112329

Así se ve por el otro lado del sándwich:

20180621_112452

Y ahora cosemos con zigzag o remallamos la costura del hombro, todo junto:

20180621_112638

Al darle la vuelta a la “vista” del escote, verás que en la parte donde se cruza con el hombro la costura queda oculta:

Camiseta Opfikon (27)

Llegadas a este punto, ya solo queda cerrar los costados con remalladora o puntada zigzag y rematar mangas y dobladillo.

20180621_113845

MANGAS

Aviso: Ya habrás visto que el margen de la manga es de 2 cm pero el largo va a gustos y tienes tela de sobra para cortar si la quieres más corta.

Las mangas se pueden coser del modo “tradicional”, es decir, doblando hacia el revés 1 cm de la manga, marcando con la plancha y volviendo a doblar otro centímetro para después pasar un pespunte de 3.5 de largo. Este pespunte puedes coserlo con la aguja doble si quieres que la costura sea elástica o hacer una costura recta si la bocamanga te parece lo suficientemente ancha y crees que no necesitas elasticidad en la zona. Si no tienes aguja doble pero quieres elasticidad, prueba con puntada zigzag normal, zigzag quebrado o cualquier puntada decorativa que traiga tu máquina.

20180621_114039
Doblar y planchar, todo es empezar.

También se puede optar por doblar hacia fuera, marcar con la plancha, y volver a doblar un par de veces más hacia fuera. Por último, le das unas puntadas a mano en un par de puntos y te queda la manga remangada hacia afuera y fija, como en mi camiseta azul.

20180703_080532

Si todavía quieres probar otra forma de rematar las mangas, puedes leer esta entrada de Nekane donde indica cómo coser las mangas de su blusa Mimí. Con los retales que te hayan quedado puedes confeccionar la parte de la manga que falta y coserla como ella explica, a modo de puño.

DOBLADILLO

Por último, nos queda coser el dobladillo. La forma tradicional es igual que para la manga. He puesto que hay 3.5 cm de margen pero te recomiendo que te pruebes la camiseta y decidas tú hasta dónde quieres que llegue, porque a lo mejor te parece muy larga. Cada una la adapta a sus gustos, claro.

En la camiseta que cosí con tela plana, opté por sobrehilar el dobladillo y coserlo como indico en esta otra entrada (truco para coser dobladillos curvos). Quedó así:

20180703_080557

Y con la camiseta azul, de tela elástica, decidí hacer el “falso puño” con la remalladora. ¿Qué es? Simplemente consiste en que parezca que el dobladillo se compone de una tira separada que hemos unido por los extremos y cosido al cuerpo de la camiseta, como se hace en muchas sudaderas, pero no es verdad. Un ejemplo de puño real es este tutorial de Mi rincón de mariposas, donde Dawn explica cómo poner puño al bajo de la camiseta Lua.

Pero yo lo he hecho falso. Si no sabes cómo se hace y te interesa, sigue leyendo. Eso sí, que yo sepa sólo puede hacerse con overlock, no con máquina normal.

Lo primero y fundamental es BAJAR la cuchilla de la remalladora. Si no lo haces te la juegas a que se te vaya la mano y acabes cortando la camiseta.
A continuación, marca con la plancha todo el dobladillo hacia dentro, 3.5 cm o los que tú consideres (si quieres acortarla, te recomiendo que primero cortes los centímetros que te sobran, menos 3.5, y luego marques con la plancha esos 3.5 cm; de no hacerlo te quedará un “puño” muy ancho).
A continuación, dobla hacia fuera el dobladillo marcado con la plancha y alinea el borde de la tela con el cuerpo de la camiseta, así, que quede el borde de la tela a ras del pliegue:

20180621_155228

Y ahora, con ese pliegue, vas a la remalladora y SIN CUCHILLA, remallas todo.

20180621_155553

Nos quedará así:

Y creo que con esto ya he dicho todo lo que tenía que decir. Si tienes preguntas, déjame un comentario y trataré de resolverlas. Si has cosido la camiseta y la compartes en las redes, te agradeceré que etiquetes la foto con #CamisetaOpfikon y que me menciones para que la pueda ver (@maquinandopatrones en IG).

Anuncios

Camiseta Opfikon: patrón y material

¡Hola! Hace dos semanas os enseñé en Mimi mi primera camiseta Opfikon y me planteé compartir el patrón y organizar un cose conmigo. Bueno, pues, después de coser dos versiones más que muestro más abajo, hoy me lanzo a ello.

Camiseta Opfikon (25)

Si este verano quieres coserte una camiseta con cuello drapeado y hombro caído como estas, sigue leyendo.

New Phototastic Collage

Hoy comparto con vosotras el patrón en talla M y os indico el material necesario para coserla. Es un proyecto fácil y rápido, ya que solo consta de delantero y trasero y ni siquiera hay que pelearse con el cuello para que no quede desbocado.

Eso sí, antes de seguir os aviso de que sólo soy aficionada a la costura y apenas sé cuatro cosas de patronaje. Es la primera vez que comparto algo y que organizo un CC. Para aprender a digitalizar el patrón he pasado muchas horas y, aun así, no es perfecto. Espero que me perdonéis los posibles fallos.

En un principio quería hacer varias tallas, pero lo de digitalizar se me ha comido el tiempo y ya no puedo hacer más. Para saber si te vendrá bien la talla que yo llamo “M”, pongo las medidas finales en la siguiente imagen. Ten en cuenta que es un patrón ancho. La parte más ancha del delantero, justo debajo de la sisa, que pasa por el pecho, mide 54 cm. El trasero mide algo menos, pero en total el contorno es de unos 104 cm (y eso en tela elástica, imagínate si tienes margen). En la cadera, el contorno es de 100 cm. La parte más estrecha de la cintura, de 84 cm.

Medidas patrón

Yo creo que el patrón es fácil de adaptar a tallas más grandes o pequeñas, sobre todo si usáis tela elástica. Eso sí, para tallas más grandes necesitaréis 1.5 m de tela porque ya no os entrarán las dos piezas al lomo en el ancho.

He cosido dos Opfikon con tela de camiseta y una con tela de algodón finita no elástica. Quería saber si el patrón era polivalente y sí, ¡lo es! Lo único que hice para asegurarme de que me viniera bien fue añadirle 1 cm más de margen en toda la curva desde la manga hasta abajo. Con esa pequeña modificación, me salió esta camiseta:

Camiseta Opfikon Piñas (5)

El drapeado queda diferente, claro, porque la tela que escogí no tenía caída y no es elástica, pero creo que también está bien. Llego con cierto retraso al verano de la piña de 2017, por cierto…

También hice otra prueba con una tela de punto fina y con caída que tenía en el armario:

20180622_103421

Cada una de ellas las he acabado de una forma, tanto las mangas como el bajo. Ya sabéis que lo más divertido de coser es dar a la prenda un toque diferente al resto.

Y después de esta introducción larguísima, vamos con el material:

– Un retal de tela elástica o plana CON CAÍDA de 80 cm x 150 cm de ancho. El patrón entra muy justo en el ancho de 150, os lo advierto, pero también me da pena deciros que uséis el doble de largo solo porque quede tan justo. Aprovechad hasta el orillo. El patrón incluye todos los márgenes necesarios; no hace falta añadirle nada si no vais a ampliar la talla.
– Hilo a juego
– Tijeras
– Remalladora, si tienes. Si no, la puedes coser toda con la máquina plana.

El patrón se puede descargar en ESTE ENLACE. Para imprimirlo, comprueba que hayas marcado la casilla “sin escala” e imprime primero la página marcada con el 3 o el 11 (que son la 4 y la 12 del documento, respectivamente, porque he incluido una portada en el PDF), donde hay recuadros de 2 x 2 cm para ver que la impresora hace lo que tiene que hacer y no distorsiona la imagen. Una vez que lo tengas todo, junta las hojas siguiendo el esquema, superponiendo 2 cm los márgenes siguiendo las líneas previstas para ello, y pégalas. ¡ A recortar!

Captura patron entero

Eso es todo por hoy. Mañana la cosemos, miramos diferentes acabados de bajo y manga y las podéis compartir cuando queráis en Instagram con el hashtag #CamisetaOpfikon. Si me mencionáis (@maquinandopatrones) podré ver vuestras costuras 🙂

Ya para terminar, os resuelvo la duda que, seguro, os corroe por dentro. La pregunta más acuciante: ¿Por qué tiene ese nombre? Pues Opfikon, pronunciado /Ópficon/, es este pueblito suizo que veis en las fotos, en el que viví durante más de un año allá por 2008… Granjas, vacas, girasoles, verde, mucho verde, y un pequeño bar que solo abría los domingos. La nostalgia por los lugares y países en los que he vivido es una constante en mí y qué mejor que bautizar un patrón con un topónimo conocido 🙂

Fuente: http://www.stuebli.ch

Para dudas o comentarios, dejádmelos por aquí e intentaré resolverlos.

Blusa Bellah en viscosa rústica

Bellah viscosa rústica (6)

Hace dos semanas ya hablé aquí de las ventajas de usar viscosa rústica elástica para prendas de verano. Cuando compré la de los pantalones, también pedí esta otra en tono azul marino para hacerme una blusa fresca. Y como yo soy de repetir patrones, cogí la Bellah de Prülla y simplemente la hice de manga corta (ya la había cosido anteriormente aquí y aquí).

Bellah viscosa rústica (9)

Lo que más me gusta de este patrón es la forma del escote y los tres pliegues de los hombros, que forman unas arrugas que me parecen muy estéticas. Siempre que estén muuuy bien planchadas, claro… Eso o que yo soy bastante inútil con la plancha, porque cuesta que queden bien.

Bellah viscosa rústica (12)

En las dos versiones anteriores simplemente cosí los delanteros superpuestos para evitar añadir botones. Creo que no hace ni un año que perdí el miedo a coser ojales. Me costó lanzarme pero, una vez probado, resulta que no es ni mucho menos tan difícil como parece. Ahora no me lo pienso cuando toca hacer botoneras y disfruté cosiendo esta.

Bellah viscosa rústica (14)

Enlazo con Mimi y me voy a ver qué habéis cosido estos días.

Tierras Woven Pants

Hoy participo en Mimi con EL pantalón para la primavera o las noches de verano. Pero no es por el patrón, que tiene un corte sencillo sin ningún misterio y lleva puño en la cintura y goma elástica en los tobillos. No, no, es por la tela: viscosa rústica de Cal Joan.

Tierras Woven Pants (4)

Hace un mes, Anna envió un newsletter en el que hablaba de este tejido. La descripción me convenció al instante, porque tenía el Tierras Woven Pants cortado desde hacía un año y buscaba la tela ideal: parecida al lino, con elasticidad y caída, y muy fresca. Me lancé a comprar metro y medio en dos colores distintos (ya tengo cortado el otro para una blusa).

Tierras Woven Pants (9)

Tierras Woven Pants (13)

Solo puedo decir que cumplió todas las expectativas, que es suaaaave al tacto y fresquísima. ¡Y se arruga menos que el lino!

Tierras Woven Pants (7)

Y aquí está la ilustración de @jordi_frei, que está aprendiendo a dibujar todavía mejor y a aplicar nuevas técnicas. Aunque está a 3500 kilómetros de casa, no ha querido perderse la oportunidad de participar en Mimi 🙂

18-05-22-23-16-01-763_deco

¡Feliz miércoles!

Blusa cruzada de Burda

¡Hoy toca Mimi y he tenido tiempo de coser, hacer fotos y escribir! ¡Bieeeeeen! El proyecto de hoy lo hice todo el fin de semana: calcar, cortar y coser. Con las niñas por casa jugando y demás. Es decir, que es un patrón rápido de hacer.

DSC_0609

Desde que una buena amiga me regaló varias revistas Burda de la biblioteca de su barrio porque las iban a tirar, no las había usado. Pero me marqué algunos modelos en su día y este me llamó la atención porque juega con las rayas y me intrigaba saber cómo se construía el nudo.

Blusa cruzada Burda (37)

Es una blusa cruzada que se abrocha detrás, pero eso no se ve en la foto de la revista ni en la miniatura del trasero. En realidad, es muy sencillo. Pero tenía que comprobarlo y, hace poco, en Ribes & Casals encontré la tela adecuada por 3,95 € el metro. Necesitaba que tuviera rayas verticales, aunque hubiera sido mejor que todas fueran iguales… Imposible casarlas en la espalda y que delante siguieran el mismo patrón. Pero para probar, me valía.

DSC_0604

Los delanteros y las mangas van al hilo. Los canesúes delanteros y el trasero, a contrahílo (por si alguien lo dudaba, a pesar de Maestros de la costura :p). Y los dos traseros van al bies, lo cual no me ha facilitado precisamente que la costura quedara bien. Salían ondas por más que cambiara la tensión, alargara la puntada e hiciera el pino. La he planchado bastante para las fotos 🙂
Tuve un problema, y es que es demasiado corta… Al final opté por hacer repulgo con la remalladora y así no comerme ni 5 mm de tela. Queda bien acabada y la verdad es que ni se ve en este modelo de blusa. Pero sigue siendo corta, sobre todo por delante. El nudo queda muy arriba, aunque descosí e hice las tiras más largas para ver si así podía abrochármelas más abajo.

Blusa cruzada Burda (38)

Yo creo que me la pondré para trabajar fuera de casa. Y si no, tendré que dejar de decir eso de que no coso nada que no me vaya a poner…

DSC_0607
¿Por qué está el nudo tan arriba?

Patrón: modelo 130 de la revista Burda de mayo de 2014.

Llévame al huerto

DSC_0620

En el huerto que sale en estas fotos comí mis primeros calçots y mi primera salsa romesco a los 18 años. Aquí me llevó mi primera amiga catalana, que hice al empezar la carrera. La primera persona que me abrió las puertas de su casa y de su familia. La única e inigualable Montse, de Unamicamesijaesta.

DSC_0615

Hace ya más de 3 años que Montse y su familia se fueron a vivir a Aranjuez pero, de vez en cuando, vuelven a El Vendrell a visitar a los iaios. Hay que decir que estos iaios no son cualquier cosa: son el matrimonio más currante y generoso que conozco y están encantados de tener alrededor a tanta juventud y generaciones pasándoselo bien. La semana pasada, para mi sorpresa, nos dijeron que venían y nos invitaron el sábado a pasar el día al huerto. Esa invitación es irrechazable, os lo digo. De hecho, son pocos los amigos que fallan y siempre por causa de fuerza mayor. A ver si no quién se va a perder la ocasión de disfrutar a tope entre risas y conversaciones interesantes, fuego, brasas, naranjas, aceitunas, tierra y sol.

DSC_0628

Este mismo mes, Montse cumplió años y yo le envié tres telas de regalo. Una de ellas es la que luce en su entrada y en esta foto. Es de la misma colección de Hamburger Liebe de esta costura conjunta. La encontré al peso en la tienda de mi barrio y no me pude resistir. El viernes le pregunté si, por casualidad, no se habría cosido nada que pudiéramos fotografiar juntas al día siguiente. Y sí, dio la casualidad. Me llevé la cámara y nos hicimos fotos mutuamente. Salvo las conjuntas, que las hizo Lamayor, a sus 5 años (¡¡y medio!!).

DSC_0619

Se nota que quien ha fotografiado mi Llíria Dress es costurera, porque se fijó en todos los detalles. Gracias, Mon, yo no podría haberme sacado así de bien y risueña 🙂

DSC_0624

Con este vestido me ha pasado algo que me da rabia. Usé el patrón por primera vez para hacerle un regalo a mi prima (aquí) y cosí una prueba porque temía que le hiciera bolsas sobre la cintura, como había visto en algunas fotos. Bien, pues con aquella prueba no le salían bolsas ni a ella ni a mí, y con el vestido definitivo, tampoco. Yo me lo probé también y quedaba bien. Entonces, decidí coser mi versión y ya no me planteé modificar el patrón porque, en teoría, me quedaba bien y la tela era muy similar en peso y caída. Meeeeec. ¿Veis las bolsas? ¡Pa no verlas!

DSC_0621 IG

De todas formas, el vestido me gusta mucho y la tela, más. Es cómodo y bonito, con las pinzas encima del pecho, la cintura ajustada, los botones en curva, el fruncido de la manga y del canesú trasero… Todo me gusta. Y a las bolsas, me acostumbraré. Podría quedarme mejor, pero pienso lucirlo ahora que ha llegado el buen tiempo.

DSC_0626

¡Por muchos sábados más en el huerto, en Barcelona, Aranjuez, Benasque o donde sea!

Enlazo con Mimi porque es miércoles.
Patrón: Llíria Dress, de Pauline Alice.

Otra Cheyenne

Cheyenne Atelier Brunette (7)

Quien siga a Vanaehsa va a pensar que vi esta entrada suya y tuve un CVCQ en toda regla. Y podría ser, pero la casualidad fue más allá: la publicó el día de mi cumpleaños, cuando yo tenía decidido ir a Nunoya a comprar justamente esa misma tela de Atelier Brunette para hacerme una Cheyenne Tunic. Cuando vi sus fotos le escribí porque parecía hecho adrede. ¡Y ella también se había regalado la tela por su cumple! La verdad es que esta diseñadora me encanta. Ya había cosido prendas con sus diseños aquí y aquí.

Cheyenne Atelier Brunette (45).jpg

Cheyenne Atelier Brunette (43)

Total, que sí, compré la tela y he cosido algo parecidísimo a la blusa de Vanessa. Ya había probado la Cheyenne aquí. Modifiqué el patrón para acortarlo 11 cm, tanto de largo como en la botonadura del cuello. Esta vez no quería botones y me apetecía que el escote fuera más corto.

Aprovecho para contar un truquillo muy sencillo para coser dobladillos tan curvos:

1. Hacer un pespunte a 1 cm del margen. 2 y 3. El pespunte anterior nos servirá de guía y nos ayudará mucho a la hora de planchar el margen de costura hacia dentro. 3. Volver a doblar otro centímetro (o los centímetros que queráis) y planchar. 4. Coser y, sobre todo, admirar el resultado.

Cheyenne Atelier Brunette (41)

Cheyenne Atelier Brunette (28)

Me encanta esta blusa y me la pienso poner mucho. En las fotos está un poco arrugada porque la había llevado todo el día, pero es bonita, ¿a que sí? Y por dentro también, porque lleva costura francesa 😉

Cheyenne Atelier Brunette (13)

También os enseño la ilustración de Elhombredelacasa, aunque no ha quedado muy contento con el resultado (pintar de noche es como coser de noche… que siempre hay errores evitables). De todas formas, yo estoy encantada con que siga motivado y dibujando sin parar:

18-04-18-10-10-48-190_deco

Vamos a ver qué se cuece por Mimi.