FrankenClare en lana hervida

dsc_0286

Últimamente coso poco. En los últimos dos meses, me he hecho unos pantalones de pana que me hacían falta y este abrigo que no me hacía falta alguna. A principios de diciembre, sin haberlo meditado, configuré Instagram para que no se conectara nunca. Mi idea era, simplemente, ver si echaba de menos IG o no, porque yo misma notaba que estaba bastante enganchada. Y me sorprendió mucho descubrir que me despegué de la aplicación sin problemas y, por tanto, del móvil. Qué alivio. Me sentí en cierta manera liberada, la verdad.

dsc_0287

Además, por casualidad, al haberme desconectado en diciembre y enero he dejado de ver el bombardeo de publicidad sobre regalos y rebajas, y la incitación constante al consumismo que es Instagram. No he pensado ni una vez en comprar telas, ni en ningún patrón nuevo, ni en nada que se le parezca. No he escuchado podcasts sobre costura ni me he propuesto mentalmente coser X prendas más. NADA. Es como si hubiera vaciado la mente para la costura y la hubiera llenado con todo lo demás que también me interesa y dejaba en segundo plano.

Pero, bueno, diréis, ¿cuándo vas a hablar del abrigo? Ya voy, ya.

clare_coat_pattern_technical_flat_d9c1d43a-f4f3-40ca-bce9-d37c5feece1d_1280x1280
Fuente: web de Closet Case

Desde que cosí el Clare Coat de Closet Case hace ahora un año, supe que me haría otro en la versión A. Pero a mí me gusta taparme el cuello en invierno y no terminaba de verlo con el cuello que propone esa versión. Busqué por internet si alguien había hecho una mezcla del A con el cuello del B y encontré el FrankenClare de Becca Made This. Aparqué el proyecto durante meses, hasta que en Telaria hubo rebajas en septiembre (creo) y vi esta lana hervida en color mostaza. Tenía que ser para el FrankenClare. Volvieron a pasar unos cuantos meses más y, por fin, llegó el momento.

dsc_0293 2

Tengo que decir que el método de Becca no me ha funcionado. En realidad el cuello es mucho más corto que la pieza del B, porque no tiene que superponerse varios centímetros como pasa en el abrigo cruzado. Hay que tener mucho cuidado al cortar las piezas, para asegurarnos de que tanto el delantero exterior como el del forro y el cuello van a encajar perfectamente en el mismo lado de la cremallera (alguien cortó la pieza del forro del revés y no miro a nadie…). También hay que tener en cuenta que la tapeta de la cremallera está pensada para el otro cuello, de manera que, si no la alargamos un poco, nos quedará más corta de lo previsto.

dsc_0316

Esta vez cosí la talla 10, porque el otro abrigo me queda un pelín justo si debajo llevo un jersey grueso. Usé las mangas de la versión B (alargadas 5 cm) porque las 3/4 quedarán muy monas, pero no le veo el sentido a llevar un abrigo de lana y que se me cuele el frío por el brazo (si vuelve la moda de los años 50, bien).

dsc_0294

La lana hervida se cose muy bien. Si en algún momento parece que no tenga cuerpo o que esté quedando mal, le das un planchazo con vapor (protegida con un paño) y vuelve a su forma como por arte de magia.

dsc_0295

Del abrigo, qué decir. Me encanta.

marvelous-mrs-maisel-lede.w700.h467
Señoras y señores, admiren mi abrigo, por favor. Y mi sombrero. Y mi vestido. ¡Y los guantes! Pero qué digo, admírenme de arriba abajo y quédense mudos.

Después de tanto tiempo, vuelvo a Mimi a ver qué se cuece. Gracias por visitarme.

Anuncios