Blusa Bruyère en chambray

Bruyère sombrillas (11)

Hoy me paso por Mimi para compartir con vosotras mi segundo intento con el patrón de la blusa Bruyère, de Deer & Doe. La primera versión la tenéis aquí.

Bruyère sombrillas (1)

En aquella entrada explicaba que había quedado descontenta con dos cosas: el largo de la prenda y la tela sobrante en la zona del pecho. Pues bien, para resolver el tema del largo fue fácil: acorté 14 cm por donde marcaba el faldón, y listo. Es aconsejable hacerlo siempre por donde señala el diseño porque así no se pierde la forma que tenga el bajo. En cuanto al segundo problema, que yo en su día atribuí a que la blusa estaba pensada para una copa C, después de analizar la que cosí varias veces llegué a la conclusión de que, lo más importante, era que las pinzas no estaban donde le tocaba a mi cuerpo. Así que las volví a trazar, así (en rojo las nuevas pinzas):

IMG_20190510_102156

Una vez hecho esto, cosí la blusa y comprobé que se había solucionado el problema de la tela sobrante. ¡Yujuuuu! No siempre logró resolver estas cosas, así que en esta ocasión me alegré mucho.

Bruyère sombrillas (15)

Cuando corté las piezas pensé que la del cuello tal vez tenía que ponerla del revés, pero lo descarté… Error, tenía que haberlo hecho, aunque creo que se aprecian poco las sombrillas del revés.

Bruyère sombrillas (6)

Una de las cosas que más me gustan es cuando una prenda queda limpia por dentro. En esta blusa, hice costura francesa siempre que fue posible:

Bruyère sombrillas (2)

Pues eso es todo. Este patrón se hubiera quedado en la estantería si no fuera por las modificaciones que le he hecho. Ahora sé que seguro que lo repito algún día.

Bruyère sombrillas (10)

Gracias por visitarme.

Anuncios

Blusa Bellah en viscosa rústica

Bellah viscosa rústica (6)

Hace dos semanas ya hablé aquí de las ventajas de usar viscosa rústica elástica para prendas de verano. Cuando compré la de los pantalones, también pedí esta otra en tono azul marino para hacerme una blusa fresca. Y como yo soy de repetir patrones, cogí la Bellah de Prülla y simplemente la hice de manga corta (ya la había cosido anteriormente aquí y aquí).

Bellah viscosa rústica (9)

Lo que más me gusta de este patrón es la forma del escote y los tres pliegues de los hombros, que forman unas arrugas que me parecen muy estéticas. Siempre que estén muuuy bien planchadas, claro… Eso o que yo soy bastante inútil con la plancha, porque cuesta que queden bien.

Bellah viscosa rústica (12)

En las dos versiones anteriores simplemente cosí los delanteros superpuestos para evitar añadir botones. Creo que no hace ni un año que perdí el miedo a coser ojales. Me costó lanzarme pero, una vez probado, resulta que no es ni mucho menos tan difícil como parece. Ahora no me lo pienso cuando toca hacer botoneras y disfruté cosiendo esta.

Bellah viscosa rústica (14)

Enlazo con Mimi y me voy a ver qué habéis cosido estos días.

Blusa cruzada de Burda

¡Hoy toca Mimi y he tenido tiempo de coser, hacer fotos y escribir! ¡Bieeeeeen! El proyecto de hoy lo hice todo el fin de semana: calcar, cortar y coser. Con las niñas por casa jugando y demás. Es decir, que es un patrón rápido de hacer.

DSC_0609

Desde que una buena amiga me regaló varias revistas Burda de la biblioteca de su barrio porque las iban a tirar, no las había usado. Pero me marqué algunos modelos en su día y este me llamó la atención porque juega con las rayas y me intrigaba saber cómo se construía el nudo.

Blusa cruzada Burda (37)

Es una blusa cruzada que se abrocha detrás, pero eso no se ve en la foto de la revista ni en la miniatura del trasero. En realidad, es muy sencillo. Pero tenía que comprobarlo y, hace poco, en Ribes & Casals encontré la tela adecuada por 3,95 € el metro. Necesitaba que tuviera rayas verticales, aunque hubiera sido mejor que todas fueran iguales… Imposible casarlas en la espalda y que delante siguieran el mismo patrón. Pero para probar, me valía.

DSC_0604

Los delanteros y las mangas van al hilo. Los canesúes delanteros y el trasero, a contrahílo (por si alguien lo dudaba, a pesar de Maestros de la costura :p). Y los dos traseros van al bies, lo cual no me ha facilitado precisamente que la costura quedara bien. Salían ondas por más que cambiara la tensión, alargara la puntada e hiciera el pino. La he planchado bastante para las fotos 🙂
Tuve un problema, y es que es demasiado corta… Al final opté por hacer repulgo con la remalladora y así no comerme ni 5 mm de tela. Queda bien acabada y la verdad es que ni se ve en este modelo de blusa. Pero sigue siendo corta, sobre todo por delante. El nudo queda muy arriba, aunque descosí e hice las tiras más largas para ver si así podía abrochármelas más abajo.

Blusa cruzada Burda (38)

Yo creo que me la pondré para trabajar fuera de casa. Y si no, tendré que dejar de decir eso de que no coso nada que no me vaya a poner…

DSC_0607
¿Por qué está el nudo tan arriba?

Patrón: modelo 130 de la revista Burda de mayo de 2014.

Otra Cheyenne

Cheyenne Atelier Brunette (7)

Quien siga a Vanaehsa va a pensar que vi esta entrada suya y tuve un CVCQ en toda regla. Y podría ser, pero la casualidad fue más allá: la publicó el día de mi cumpleaños, cuando yo tenía decidido ir a Nunoya a comprar justamente esa misma tela de Atelier Brunette para hacerme una Cheyenne Tunic. Cuando vi sus fotos le escribí porque parecía hecho adrede. ¡Y ella también se había regalado la tela por su cumple! La verdad es que esta diseñadora me encanta. Ya había cosido prendas con sus diseños aquí y aquí.

Cheyenne Atelier Brunette (45).jpg

Cheyenne Atelier Brunette (43)

Total, que sí, compré la tela y he cosido algo parecidísimo a la blusa de Vanessa. Ya había probado la Cheyenne aquí. Modifiqué el patrón para acortarlo 11 cm, tanto de largo como en la botonadura del cuello. Esta vez no quería botones y me apetecía que el escote fuera más corto.

Aprovecho para contar un truquillo muy sencillo para coser dobladillos tan curvos:

1. Hacer un pespunte a 1 cm del margen. 2 y 3. El pespunte anterior nos servirá de guía y nos ayudará mucho a la hora de planchar el margen de costura hacia dentro. 3. Volver a doblar otro centímetro (o los centímetros que queráis) y planchar. 4. Coser y, sobre todo, admirar el resultado.

Cheyenne Atelier Brunette (41)

Cheyenne Atelier Brunette (28)

Me encanta esta blusa y me la pienso poner mucho. En las fotos está un poco arrugada porque la había llevado todo el día, pero es bonita, ¿a que sí? Y por dentro también, porque lleva costura francesa 😉

Cheyenne Atelier Brunette (13)

También os enseño la ilustración de Elhombredelacasa, aunque no ha quedado muy contento con el resultado (pintar de noche es como coser de noche… que siempre hay errores evitables). De todas formas, yo estoy encantada con que siga motivado y dibujando sin parar:

18-04-18-10-10-48-190_deco

Vamos a ver qué se cuece por Mimi.

New Sorbetto

Sorbetto seda (4)

Hace años cosí una blusa Sorbetto que me quedó estrecha de sisa y corta. Nunca me la puse, obviamente… No sé si fue en 2017 cuando Colette sacó una nueva versión del Sorbetto, con más opciones y mejorada. Uy, espera, que si no lo conoces todavía no he dicho lo mejor: es GRATUITO y perfecto para principiantes.

No tenía intención de coserlo de nuevo, hasta que Elhombredelacasa se fue por trabajo a China y me trajo 1.5 m de seda (ni idea de si es seda 100%) de ancho 110. Fui yo quien le dijo que con 1.5 m tendría suficiente para cualquier cosa, pero no pensé que perfectamente podía venir con ese ancho y que alguien que no cose no lo iba a tener en cuenta. Así que tuve la tela guardada varios meses, porque no sabía qué hacer con ella, ya que no me daba para ningún patrón de los que tengo.

Por fin me decidí por el Sorbetto y, ni corta ni perezosa, hice la barbaridad de endurecer la tela con gelatina. Sí, señoras, pensé que no pasaría nada (me convencí, porque dudas tuve muchas, pero suelo tirarme a la piscina…). Pues dura quedó, eso seguro… Tan dura que parecía cartulina y mis hijas me preguntaron cómo había hecho la magia de convertir tela suave en papel. El resultado fue horrible durante varios días: la seda iba expulsando la gelatina poco a poco, como si soltara moco. La remojé y escurrí a conciencia creo que cinco veces hasta que terminó de expulsar todo aquello.

Sorbetto seda (15)

Al final quedó bien, aunque el comprador de la tela, que en general no se interesa nunca por estos temas, afirma que antes era muuucho más suave. Es posible, no lo voy a negar.
Por dentro hice costura francesa para que quedara bien acabada:

Sorbetto seda

El patrón ha mejorado, para mi gusto, aunque no me termina de salir bien el pliegue central, que está algo desviado. Como puse en IG un día, le subí la pinza del pecho unos 2 cm porque me quedaba muy por debajo del pezón. Es una modificación muy sencilla que mejora mucho el resultado. Ahora creo que apunta justo donde toca (aunque se ve muy poco con el estampado):

Sorbetto seda (7)

Será una blusa fresca para el verano y espero que no siga escupiendo gelatina :p

Sorbetto seda (20)

Enlazo con Mimi.

Cheyenne Tunic en tencel

En el sorteo jamonero del sewing camp 2017 tuve la suerte de que me tocara un patrón gratuito de Hey June! Llevaba tiempo queriendo probar la Cheyenne Tunic, así que no dudé ni un segundo cuando tuve que escoger.

Es una blusa larga, tapaculos en toda regla, que me parece muy cómoda para la laaaarga época de entretiempo que vivimos por Barcelona. Creo que la usaré unos cinco meses al año 😉

Cheyenne Tunic en tencel (4)

En Ribes i Casals me enseñaron el tencel, un género que desconocía. Además de ser natural, parece que es la fibra más respetuosa con el medio ambiente, aunque yo de internet me fío poco. El caso es que decidí probarlo y me ha gustado la experiencia. Tiene caída y cuerpo a la vez y se cose con muuucha facilidad, aunque se arruga. Absteneos todas las alérgicas a la plancha.

Cheyenne Tunic en tencel (9)

Cheyenne Tunic en tencel (10)

Antes de empezar a coser la blusa, preparé la remalladora para rematar los interiores… trabajo que podría haberme ahorrado, porque va toda con costura francesa. Mirad por dentro:

Cheyenne Tunic en tencel (5)
¡Qué limpio todo! El cuello me quedó menos decente, pero lo di por bueno.

La manga se puede coser larga o 3/4 y es opcional añadirle dos botones y dos tiras para remangarla. A mí los puños de la manga me han quedado muy pero que muy reguleros. Tanto que, aunque los descosí dos veces para mejorarlos, están tan mal que no sé si los llevaré remangados. La foto, como la hice de lejos, no refleja esa mala costura. De todas formas, que conste que yo señalo los defectos para que no parezca que todo es wonderful, pero me gusta mucho y me la pienso poner en cuanto pase este par de días de frío.

Cheyenne Tunic en tencel (23)

Cheyenne Tunic en tencel (29)

Es muy muy raro que Sushi, mi gato, no se colara en las fotos esta vez… pasó un perro verde y se fue asustado.

Enlazo con mimi en el último miércoles del mes de noviembre. ¿A quién le tocará el supervale de Hilos y más?

De Yaletown a LA

Hoy es el último jueves de RUMS y la blogsfera costuril está de despedida. Todas queremos agradecer a Mara que trajera la idea del Rund ums Weib a España. Cuando empezó, yo llevaba cosiendo unos tres años y seguía en la sombra a muchas blogueras, pero no me atrevía a abrir mi propio blog. No me consideraba lo suficientemente buena; pensaba que para qué iba yo a enseñar al mundo mis costuras, si no eran nada especial. Pero empecé a entrar en RUMS, a leer entradas de mujeres como yo que aprendían a coser en su tiempo libre, que se equivocaban, que se atrevían a vestir lo que habían cosido, aunque tuviera fallos… Semana tras semana me fui animando y, sin darme cuenta, me encontré esperando a que llegara el jueves para inspirarme. He conocido patrones, tiendas de telas, técnicas y, sobre todo, a muuuuchas blogueras que viven la costura como yo. Por todo eso te damos las gracias, Mara. Espero que sigas cosiendo y publicando.

Yaletown LA (32)

Y ahora voy con la prenda que he cosido para despedir RUMS. Este verano hice un viaje espectacular por el Oeste de Estados Unidos con mi familia y, aunque no hice turismo de telas ni muchísimo menos, sí que les pedí el último día, en Los Ángeles, que me acompañaran a una tienda que casualmente estaba cerca (Fabric Planet). Así pude comprar una gasa de recuerdo que tampoco me pareció espectacular, pero no había mucho donde elegir…

Yaletown LA (1)

Yaletown LA (4)

Nada más llegar a casa, tenía taaanto mono de coser que, sin darle muchas vueltas, corté la gasa en el patrón que tenía más a mano y cabía en 2 yardas de tela. Es la blusa Yaletown de Sewaholic que ya había cosido aquí, pero esta vez sin recortar el talle.
La gasa ha resultado ser tan transparente, que tuve que quitar la entretela de las vistas una vez puesta, porque se veía lo blanco. De hecho, todavía se ve el centímetro que quedó pegado. Y fue muy difícil cortarla. Como tenía prisa (total, era finales de agosto y la cosí ANOCHE) lo hice a lo bruto y las piezas no quedaron iguales ni mucho menos… Una, que es así.

Yaletown LA (6)

Yaletown LA (23)

Yaletown LA (8)

Es una blusa amplia, cruzada, con goma elástica en la cintura. O le pones un botón para cerrarla o te la pones con una camiseta debajo, que es lo que he hecho hoy de momento.
Todos los bordes están sobrehilados con hilo de un color similar (minipunto para mí).

Aquí os enseño el interior de la cintura elástica.

Yaletown LA (5)

Feliz último RUMS a todas y… ¡hasta la semana que viene! 😉