Jersey de lana en punto bobo

Jerséi de lana lila (2)

¡Me he tejido un jersey yo sola sin patrón! No me lo puedo creer. Todo empezó cuando quise hacer una segunda versión del Classic Sweater de We are knitters. La primera es la que tejí durante los primeros días después de que me mordiera la víbora. Como estuve 6 semanas sin prácticamente caminar ni pisar la calle, quise hacerme otro jersey para pasar el rato, porque durante bastante tiempo el dolor y la incomodidad me impedían leer o hacer muchas otras cosas.

Fui a mi mercería de cabecera, Lanas La Marieta, a buscar la lana ideal. Elena y Rafa siempre son muy atentos, pero aquella vez se superaron: me pusieron en una butaca, me dejaron poner el pie en alto y me fueron trayendo las lanas con paciencia. ¿Se puede tratar mejor a una clienta?

Jerséi de lana lila (13)

Bueno, pues elegí la Merino Top de Valeria di Roma (color 717), que es suave suavísima, y me puse a tejer. Conforme avanzaba, fui pensando que, en realidad, no me gustaba la primera versión, tan cuadrada y sin forma. Sobre todo, no me gusta el largo ni cómo quedaron las mangas caídas ni el cuello. Y se me ocurrió que sería más bonito con manga ranglán (porque la experiencia como costurera me decía que adaptarlo así sería más sencillo que tratar de hacer una sisa normal ajustada, que sería imposible con mi nivel).

Así que hice unos cálculos y cambié de planes sobre la marcha, porque solo llevaba la parte inferior del delantero. Busqué por YouTube cómo hacer para menguar y que quedara en diagonal la sisa para encajar las mangas, y vi que me salía bien. Así que nada, simplemente seguí adelante y asi me quedó. En el cuello cogí las circulares para hacerlo todo cerrado de entrada y mengüé totalmente a ojo.

Jerséi de lana lila (5)

El jersey pesa nada más y nada menos que 750 gramos. ABRIGA de verdad.

Jerséi de lana lila (11)

Enlazo con Mimi.

Anuncios

Hennja

Hennja (13)

Descubrí el patrón de la sudadera Hennja cuando Saizi nos enseñó aquí la versión masculina. Fue amor a primera vista, pero decidí esperar a que Makerist pusiera los patrones a 2 euros, como hace cada cierto tiempo. Después fue cuando me enteré de que Patternsy imprime los patrones PDF en papel de seda y estas dos sudaderas fueron las que envié para probar el servicio. Ya conté en Instagram que repetiré, porque me parece una buena opción y no me gusta nada montar decenas de DIN A4 en casa o, en su defecto, pagar a 5 euros la DIN A0 y trabajar con papel de 80 gr.

Hennja (3)

Esta sudadera se distingue de las demás por la cremallera que baja hasta la sisa y rodea toda la capucha. ¿No es un detalle que la hace única? A mí me encanta. Y ahora me he dado cuenta de que casi no me hice ninguna foto con la cremallera más cerrada… Es porque siempre la llevo abierta, enseñando la tela de debajo.

Hennja (14)

Me la pongo mucho porque es muy cómoda y de talla va muy bien. Eso sí, si la vas a coser, prepara Stylefix a tutiplén.

La tela es sudadera de verano de Cal Joan y a mí me parece perfecta para el otoño barcelonés. La de la capucha la encontré al peso en la tienda de mi barrio.

Hennja (8)

Vamos a ver qué se cuece en Mimi esta semana.

Cheyenne Tunic a cuadros

Cheyenne Tunic a cuadros (18)

Nada, que si se me mete algo entre ceja y ceja, lo tengo que probar, y yo llevaba tiempo queriendo coser una camisa a cuadros. La típica “de leñador” que decíamos antes… Esa. Y aquí está, con el patrón de la Cheyenne Tunic, en la versión A (mis otras dos versiones están aquí y aquí).

Cheyenne Tunic a cuadros (15)

¿Está de moda? Claro que no… ¿Se me hace raro llevarla? Sí, pero ese raro que a la vez te da cierto gustirrinín.

La confección es laboriosa, pero confieso que ME ENCANTA COSER CAMISAS. Y sé que este patrón me queda bien, así que no tengo más que seguir las instrucciones o consultar en la web el CC si tengo alguna duda. Y lo mejor de todo es lo limpio que queda todo por dentro con la costura francesa. Impecable, oiga, y sin tener que usar la remalladora para nada.

Cheyenne Tunic a cuadros (19)

Por fin me han quedado unos puños decentes, después de tanta práctica. Normalmente se me sale la tela del interior, asoman hilos o no logro pillar todas las capas…

Cheyenne Tunic a cuadros (22)

Me voy a ver en Mimi qué han cosido las demás.

Cheyenne Tunic a cuadros (20)

Chimney Collar: tutorial

DSC_0386

Por fin he sacado tiempo para preparar el tutorial que os avancé al enseñar mi chaqueta Chimney Collar de la Ottobre 5/2018. Advierto de que no es exactamente así como proponen coser la chaqueta en la revista, pero es el método que utilicé yo (porque tampoco lo sé hacer de otra manera). No pretendo explicar el montaje desde el principio, sino a partir del paso “Unión del exterior y el forro”, que es lo que me parece más complicado y confuso sin imágenes. Tampoco es un tutorial pensado para muy novatas; doy por sentados ciertos conocimientos y no indico todo al detalle.

Antes de nada, en este magnífico tutorial de Closet Case Patterns tenéis cómo unir el forro con el exterior del Clare Coat, y con ese y otros es como aprendí yo.

Vamos a ello:

Si has seguido toda la explicación de la revista, tendrás montados el interior y el exterior de la chaqueta, por separado. Un par de advertencias:
1- En el paso “Cuello exterior”, no entendí ni encontré por ningún lado los puntos marcados con una A que indican las instrucciones. Simplemente, ignoré este punto.
2- Recomiendo, para usar el método que voy a explicar, saltarse el paso de coser el dobladillo en el bajo del forro y dejarlo tal cual está, sin doblar nada.
3- Al unir las vistas al forro, dejad también 3 o 4 cm abajo del todo, donde empieza el dobladillo, sin coser.
4- Si vuestra tela exterior se deshilacha, como era mi caso, sobrehilad el bajo exterior trasero.

Cremallera: Ponemos el lado de la cremallera que corresponda en uno de los lados del exterior, boca abajo, con los dientes apuntando hacia la manga. La cremallera terminará al borde del cuello. Sujetamos con alfileres y cosemos la cremallera al exterior.

DSC_0291

Cogemos el otro lado de la cremallera y la cerramos, para así poder prenderla con alfileres exactamente donde tiene que ir en el otro lado de la chaqueta. Yo soy una temeraria y en la foto siguiente veréis que lo hice todo con alfileres, sin coser uno de los lados primero. Pero me tocó descoser, así que no os lo recomiendo.

DSC_0298

Abrimos la cremallera y cosemos también este lado al exterior. Ahora cerramos la chaqueta para comprobar que queda alineada la costura del cuello, sobre todo. ¿No? Pues toca repetir, hasta que cuadre… Aquí veis mi primer intento, donde la costura del cuello no está bien casada con el otro lado.

DSC_0305

Y aquí, ya quedó bien:

DSC_0333

Planchamos bien la costura que acabamos de hacer para la cremallera.

Unión del exterior y el forro: En este paso, nos va a quedar unido el forro con el exterior por todo el contorno, salvo por la parte del bajo (excepto las vistas que llegan al bajo, que sí las unimos al exterior). Una vez que tenemos la cremallera bien cosida al exterior, con todo alineado, ponemos el forro encima, derecho con derecho, y prendemos todo con alfileres, desde el cuello hasta el bajo, dando toda la vuelta.

DSC_0313

Cosemos desde donde acaba la vista del forro (en mi caso, es de sarga también y está entretelada), con el margen de costura que hayamos dejado para el dobladillo del bajo, haciendo esquina, subiendo por la cremallera (ahora ya con el margen habitual o el que os permita la cremallera), pasando por todo el contorno del cuello y volviendo a bajar hasta el otro lado, hasta fijar la vista del forro al exterior (en esta parte, usando el margen para el dobladillo).

Consejo: las esquinas quedan mejor si, a falta de una puntada para hacer el ángulo de 90º, giramos la prenda para hacer la puntada en diagonal, y luego ya la giramos del todo para seguir cosiendo hacia el lado correspondiente.

DSC_0315

Cortamos las esquinas, lo más cerca posible de la costura, y rebajamos el margen de costura también hasta unos 5mm.

Mangas: Ahora viene la parte más entretenida… Yo soy la reina en esto: las coso mal bastantes más veces que bien. Pero no es nada que nuestro amigo el descosedor no resuelva.

Lo primero que vamos a hacer es darle la vuelta a la chaqueta para tenerla del derecho, ya bien mona con la cremallera y el forro bien puestos. En principio, si hemos seguido las instrucciones de la revista, tendremos marcados con la plancha los dobladillos de las mangas. Metemos las mangas del forro por las del exterior, tal como deberían quedar, y las prendemos con alfileres. Es importante fijarse en cuadrar bien las costuras del forro con las del exterior, para que no cosamos el forro girado por dentro. Es decir, fíjate en que la costura del delantero esté fijada con alfileres a la misma costura del forro, y así con todas.

DSC_0323DSC_0327

Desde el hueco que tenemos en el bajo sin coser, metemos la mano para sacar del revés las mangas.

Hemos hecho esto para entender bien, desde el revés, cómo deben quedar cosidas las mangas. Ahora lo que tenemos que hacer es ir quitando los alfileres que habíamos puesto, para prenderlos por este lado, pero sin cambiar nada más, respetando la posición de las telas que nos habíamos marcado.

DSC_0330

Ya podemos coser todo el contorno de la manga.

DSC_0331

Si no la hemos liado, sacamos las mangas por el derecho ¡y tenemos mangas forradas!

DSC_0332
Sí, es cierto, se ve que no cosí por donde marqué con la plancha. Es porque vi las mangas muy cortas y preferí usar 1 cm de margen. Aun así, me vienen cortas.

Ahora hay que planchar bien y hacer un pespunte visto por el exterior de la manga (largo 3.5 o como te guste), sin pillar el forro (bueno, si lo pillas un poco tampoco va a pasar nada y nadie lo verá).

DSC_0339

¡Venga, que ya casi lo hemos conseguido! Ya solo nos falta cerrar el bajo y coser un pespunte por toda la chaqueta. Poco, ¿no?

Con la chaqueta del derecho, hay que asegurarse de que todas las esquinas están bien sacadas y planchar toda la prenda muy bien. Si toca rebajar alguna esquina, sobre todo en la parte del cuello y la cremallera, se hace.

Como yo improvisé sobre la marcha, en las fotos se ven algunos detalles que NO tenéis que hacer. En este punto es cuando me di cuenta de que no tenía que haber planchado el dobladillo del forro y que debería haber dejado sin coser unos centímetros también de la vista del forro al forro mismo desde abajo. Descosí y “desplanché”. También se ve que sobrehilé el bajo del exterior y de las vistas.

DSC_0334

Marcamos con la plancha el dobladillo de la tela exterior, y metemos el forro dentro. Prendemos con alfileres. Así, que me explico fatal:

DSC_0342

Y cuando ya tengamos esto, cosemos un pespunte visto con un largo de 3.5 o así para que quede cerrado y seguimos cosiendo por todo el contorno de la chaqueta. Mucho cuidado al llegar a la altura de los bolsillos: sacad el saco lo máximo que podáis para no coserlo sin daros cuenta. En el bajo, obviamente hay que usar el margen que hayamos dado para el dobladillo y, en el resto, 1 cm o como os guste.

IMG_20181112_105246

IMG_20181112_105235

Ya solo nos queda cerrar a mano el huequito que habrá quedado entre la vista y la tela de forro:

DSC_0343

¡Y a lucir chaqueta! Espero que os hayan servido mis explicaciones y fotos. Si tenéis dudas, trataré de resolverlas en los comentarios. Si detectáis errores, hacédmelo saber y los corregiré.

DSC_0390

 

 

 

 

Chaqueta Chimney Collar, de Ottobre

 

DSC_0397

La publicidad que hacen las tiendas de telas en Instagram funciona conmigo. Es así. Yo no pensaba comprar ninguna Ottobre Woman más, porque tenía dos o tres ejemplares y no me convencían. Pero llegó La Inglesita y publicó las sargas que tenía en Telaria para confeccionar la chaqueta Chimney Collar de la Ottobre 5/2018… Y ya está, le compré la revista y la sarga de Robert Kaufman. La tela de algodón para el forro la encontré en Ribes y Casals, excepto la de las mangas, donde usé tela de forro clásica (poliéster suave) que tenía por casa para que fuera más fácil de poner y quitar.

DSC_0345
Aquí se puede ver el interior, con telas distintas para el cuerpo y la manga.
DSC_0328
Cuando vi que las costuras del cuello no casaban, intenté convencerme de que no pasaba nada, pero al final descosí todo.

Cuando fui a calcar el patrón, comparé con una chaqueta que tengo y me queda perfecta porque tenía miedo de que me fuera como un saco de patatas, como me suele pasar con los patrones de Ottobre para mujer. Y menos mal, porque, aunque por medidas debería coser la 40/42, tuve que calcar la 34. ¡¡¡La 34, yo, con 90-74-102!!!

Medí todo bien para asegurarme de que no me estaba equivocando, y ensanché las mangas en la parte de arriba porque una ya sabe que no tiene brazos de sílfide (hay muchos tutoriales, pongo este como ejemplo). También las alargué un par de centímetros porque me parecían cortas.

DSC_0344

La confección es laboriosa porque la prenda lleva pinzas de pecho y hombros, una vista en la espalda, entretela en ciertas partes y bolsillos de tapeta (que me quedaron pse pse, pero no supe arreglarlos más) y porque todas las chaquetas o abrigos forrados y con cremallera dan trabajo. Y lo que me gusta a mí coserlos…

No había usado nunca sarga y se cose muy bien. No da ningún tipo de trabajo.

El problema, para mí, es que cuando un patrón es complejo, necesito imágenes en las instrucciones. En este modelo te remiten a la web de Ottobre para coser el bolsillo, y la ilustración viene muy bien. Para el resto, hay un texto larguísimo, excelentemente traducido por Marta Fushu Fana, pero imposible de entender para gente visual como yo a partir del punto donde hay que montar el exterior con el interior.

DSC_0399

Como ya he cosido otras chaquetas similares, como la Roche uno y dos y la Minoru, además del abrigo Clare Coat, pude pasar de las instrucciones y salir airosa, aunque no sé si había que coserla así o no. Fui haciendo fotos pensando en escribir un tutorial para las que lo necesiten, pero de momento no he tenido tiempo. ¿Os interesa? (Aquí lo tenéis).

DSC_0386

El resultado de la chaqueta me encanta, aunque los bolsillos están muy altos para mi gusto y reventé la costura central trasera al coger a mi hija en brazos… digamos que en vez de hacer un pliegue de 20 cm tendría que haberlo hecho de 15, supongo que por haber escogido la talla 34. No pasa nada, la arreglé a mano y ya está. Por lo demás, me viene bien, aunque las mangas son algo cortas. ¡La pienso usar mucho este otoño, y los que vengan!

DSC_0411

Enlazo con Mimi y Fans de Ottobre.

Wanted Tee

Hoy me paso por Mimi para enseñar un patrón que no recuerdo haber visto por el mundo bloguer hispano. Se trata de la camiseta Wanted de Vanessa Pouzet y  lo descubrí un día por Instragram (para variar).

Wanted Tee (1)

La camiseta sería fácil de coser si no fuera por la característica que la define: el escote cuadrado. Como las instrucciones son muy escuetas y da miedo que salga mal, encontré varios tutoriales por la red y seguí este. Pero no, no me quedó bien ninguna de las dos esquinas y no las supe arreglar, porque una vez que metes la tijera a la costura ya no hay marcha atrás… La llevo igual, porque además es negra y se ve poco, pero no quedé contenta. A la próxima.

Wanted Tee (3)

Escogí la manga 3/4 y rematé bajo y mangas con aguja doble. Hice la talla que me correspondía por medidas y me parece algo estrecha y corta. ¿O habré engordado yo después de estar tantas semanas sin moverme por culpa de la víbora? Mmmhhh igual es eso 😉 La próxima la clavaré.

Wanted Tee (10)
Aquí se aprecia mejor que las esquinas no quedaron del todo bien.

Falda fruncida del CC de Momita

Falda fruncida Momita (29)
Parece que un lado sea más largo que el otro, pero os aseguro que no.

¿Hay alguien del mundo hispanohablante costuril que no conozca a Momita? Lo dudo. Nati tiene tantos tutoriales en su blog y tanta información que es imposible no aprender nada con ella. Además, es muy amable y trata de responder siempre las preguntas que le hacemos sus seguidoras (las preguntas lógicas y normales, entiéndase). A mí, sin duda, me ha ayudado con muchas de sus entradas a crecer como costurera.

En enero de 2017 presentó un CC de una falda fruncida. Se trata de un proyecto para principiantes que me hubiera encantado encontrar cuando yo comenzaba. Además, no se necesita patrón. El año pasado no me animé a coserla, pero este mes de septiembre encontré de oferta una tela de gatitos que, por la razón que sea, me hizo pensar en Momita al instante. Y entonces recordé su coseconmigo y decidí que me haría su falda.

Falda fruncida Momita (28)

El tutorial está perfectamente explicado. No queda ninguna duda y, con las indicaciones de Nati, queda la falda perfecta. Mi tela es viscosa ligera con algo de elasticidad, y por eso la cinturilla no me ha quedado tan bien como debiera, pero no se nota. Añadí los bolsillos, porque no concibo las prendas sin ellos, la verdad.

Falda fruncida Momita (15)

Cuando iba a hacer el dobladillo, recordé también que Momita tenía un tutorial sobre el dobladillo mágico o Perfekt Saum. Yo lo había comprado hacía tiempo y no lo había probado. Primero fue todo bien y pareció que era la solución a la pereza de coser dobladillos… Más tarde, supongo que porque yo no lo hice bien, empezó a despegarse todo. Finalmente tuve que coser el dobladillo normal.

Falda fruncida Momita (1)

Y, dicho esto: ¿Sabéis una cosa? ¡Las Malascostureras estamos de cumpleaños! Hace ahora justo un año que empezamos con la fiesta de enlaces de Mimi y queremos celebrarlo con todas vosotras. Por eso, este mes de octubre tenéis que estar atentas para enteraros de la sorpresa que hemos organizado. ¡Participad en Mimi, venga!

WhatsApp Image 2018-09-20 at 10.50.44